Llegada de un perro a casa, cuando la familia es felina

 

 La llegada de un nuevo miembro a la familia, sea de la especie que sea, siempre es un motivo de alegría y también momento de tensión.

 

La energía del gato es muy diferente a la energía perro, los gatos son trabajadores de lo espiritual y se mueven en la energía sutil, y sus señales se corresponden con ese movimiento delicado. No toleran movimientos bruscos, repentinos ni invasivos físicamente hacia ellos. Los perros son trabajadores de lo emocional y se mueven en lo físico de forma muy enérgica. Ayudan a remover cada emoción cristalizada y casi olvidada de nosotros a través del intercambio energético del movimiento y la conducta. Los gatos conectan con la energía solar, son transmutadores y necesitan el calor del fuego. Los perros se sirven del fluir de la luna y sus ciclos nocturnos. Ambos son muy diferentes pero si colaboramos en la pulsación de su ciclo energético crearán una sinergia de manada perfecta que ayudará en el fluir de sus experiencias de vida y de la propia familia de casa.

 

 

 

 

 

 

Conocer a nuestros compañeros de casa es muy importante para poder acompañarlos de forma coherente a sus necesidades, es decir, conocer si nuestros gatos ya han estado antes con otros perros y cómo ha reaccionado con ellos.

 

Los gatos siempre van a actuar de forma instintiva a la defensiva, recuerda que son sus herramientas vitales y hay que respetarlas sin juzgar. No es un mal gato porque bufe, gruña o palmee al nuevo integrante. Es por esto que lo principal es adaptarlos durante los días previos a los nuevos olores: coloca en la zona de los gatos prendas que hayan tocado al perro y lleva al perro prendas u objetos que hayan tocado los gatos.

 

Esencias florales recomendadas para predisponer tanto al nuevo animal como a la familia felina al cambio: Relatioship Essence (Bush Flower System), Occos Orquideas del Amazonas, Impatiens, Star of Betlem o Brote de Castaño de Bach. (Recuerda que es recomendable formular un compuesto personalizado para cada animal conociendo sus necesidades emocionales y espirituales)

 

 

Durante la presentación recuerda mantener el entorno seguro (ventanas cerradas) y estar presente en todo momento. Presentaremos con el perro sujeto por la correa (sin tirar ni tensar! para no predisponer al perro a un estado de alarma), lo ideal q el perro esté sentado o tumbado(recuerda predisponer al perro a estar tranquilo habiendo realizado antes un gran paseo y ejercicios y haber comido algo) y que sea el gato quien se acerque al perro (no lo sujetes en brazos ni fuerces el acercamiento) y observaremos siempre las señales de nuestros gatos, ellos son sabios y saben siempre lo que necesitan:

 

-El gato se infla (es normal) y se esconde: Nos quedaremos junto al perro y no iremos detrás del gato ya que el gato registraría esto como un acoso y se estresaría todavía más. Saldremos de la habitación con el perro y dejaremos que el gato salga de su estado de alerta.

 

-El gato le bufa y lo marca: Igualmente es una reacción de alerta o miedo. En este caso controlaremos que no haga daño al perro para que este no registre un trauma con el gato y tenga reacciones de huída o ataque con otros gatos.

 

Recuerda no reñir ni al gato ni al perro, si se atacan los controlaremos, bloquearemos y separaremos, pero nunca gritaremos ni los castigaremos, ya que ellos no están en nuestra casa y no en un entorno natural en las condiciones óptimas para convivir tanto juntos como alejados entre ellos. Ten siempre presente que ellos están haciendo un esfuerzo en adaptarse por nosotros y debemos ser agradecidos y generosos con ellos.

 

Esencias florales para el miedo: Rock Rose, Cherry Plum o Aspen de Bach. Mulla Mulla de Bush Flower System, Fórmula Medo de Sain Germain.

 

Aceites esenciales recomendados: Aceite esencial de Elemí.

 

 

 

 

 

 

 

 

Al final de la tempestad llega la calma:

 

La primera señal de calma de un gato es el acercamiento tranquilo y restregar sus zonas con feromonas en las patas y el pecho del perro. Por mi experiencia sé que el perro siempre entiende esta señal del gato

 

Las presentaciones y la adaptación hasta que el perro no salga detrás del gato o que el gato no intente atacar al perro puede que lleve desde el mismo día de la primera toma de contacto hasta varias semanas. Es importante que seas paciente y constante y dedicar 10 minutos dos o tres veces al día con las rutinas de presentación.

 

Recuerda predisponer vibracionalmente el ambiente para un estado de calma: música relajante de la naturaleza, aceites esenciales para aromaterapia, spray de esencias florales para la calma y los miedos.

 

Algo muy importante a nivel energético es cómo estamos nosotros cuando acompañamos a los animales. Chequea si estás nervioso, si confías en ellos, si tienes miedo,…revisa qué te inquieta y qué te angustia. Recuerda tus pensamientos, reconoce si estás en el juicio hacia ellos, hacia la situación, … Los animales son grandes antenas que nos acompañan y proyectan cada uno de nuestros estados emocionales ya sea en efecto espejo o efecto contrario. De manera que trata de estar feliz, tranquilo y confiado en cada momento que compartes con ellos.

 

¡Sé feliz y Disfruta de vuestra experiencia juntos!

 

*Recuerda consultar a un profesional para vuestra guía en el proceso y el diagnóstico y formulación de esencias acorde a las necesidades interespecies.